Ad Conceptor

¿Para qué estudiar retórica publicitaria si tenemos algo tan sarcástico como Ad Conceptor Sólo hay que seleccionar un producto, un tono para la comunicación, un público objetivo y, ¡listo! ya tenemos un concepto creativo.

Cortesí­a de Adrants.

Anotaciones similares