Bruno Munari y el lujo

Ayer discutí­ sobre el lujo y el diseño: ¿los objetos en plan Bang Olufsen son diseño ó son simplemente algo lujoso para impresionar? ¿Las dos cosas, quizás? Y me acordé de un texto buení­simo de Bruno Munari, en su libro ¿Como nacen los objetos?, que prometí­ publicar hoy.

«El lujo es la manifestación de la riqueza incivil que quiere impresionar a quien se ha quedado pobre. Es la manifestación de la importancia que se le da a todo lo exterior y revela la falta de interés por todo lo que es elevación cultural. Es el triunfo de la apariencia sobre la sustancia. »El lujo es la manifestación de la riqueza incivil que quiere impresionar a quien se ha quedado pobre. Es la manifestación de la importancia que se le da a todo lo exterior y revela la falta de interés por todo lo que es elevación cultural. Es el triunfo de la apariencia sobre la sustancia. »El lujo es una necesidad para mucha gente que quiere tener una sensación de dominio sobre los demás. Pero los demás si son personas civiles saben que el lujo es ficción, si son ignorantes admirarán y tal vez hasta envidien a quién vive en el lujo. Pero ¿a quién le interesa la admiración de los ignorantes? Quizás a los estúpidos. De hecho el lujo es una manifestación de estupidez. »Por ejemplo: ¿para qué sirven los grifos de oro? Si por esos grifos de oro sale un agua contaminada ¿no serí­a más inteligente, por el mismo precio, instalar un depurador de agua y tener unos grifos normales? »El lujo es pues la utiización impropia de materiales costosos sin mejorar sus funciones. Por tanto, es una estupidez. »Naturalmente el lujo está relacionado con la arrogancia y con el dominio sobre los demás. Está relacionado con un falso sentido de autoridad. Antiguamente la autoridad era el brujo que tení­a aderezos y objetos que sólo él podí­a poseer. El rey y los poderosos se vestí­an con costosí­simos tejidos y pieles. Cuanto más sumido en la ignorancia se tení­a al pueblo más rodeada de riquezas se mostraba la autoridad. Y todaví­a hoy se producen en muchas naciones estas manifestaciones de apariencias milagrosas. A la vez, sin embargo, entre la gente sana va ganando terreno el conocimiento de la realidad de las cosas y no su apariencia. El modelo ya no es el lujo y la riqueza, ya no es tanto el tener como el ser (para decirlo con palabras de Erich Fromm). A medida que desciende el analfabetismo la autoridad aparente disminuye y en lugar de la autoridad impuesta se considera la autoridad reconocida. Un cretino sentado en un gran trono tal vez podrí­a sugestionar en tiempos pasados, pero hoy, y sobre todo mañana, se espera que deje para los dirigentes impuestos, los decorados especiales para los mandatorios, los estrados de lujo levantados sobre tarimas de caoba, los oropelas, los graderí­os y todo lo que serví­a para sugestionar. »En fin, quiero decir que el lujo no es un problema de diseño.»

Anotaciones similares