Construir y destruir

Sigo con El hombre sin alternativa. Para Leszek Kołakowski, la utopí­a es un acto de negación de la realidad que encontramos ante nosotros; pero la negación no es lo contrario de la construcción, sino sólo lo contrario de la afirmación de la realidad existente. Una actitud negativa no es más que lo contrario de una actitud conservadora, ya que, en sí­, la negación es sólo una aspiración a modificar las cosas.

«La diferencia entre la labor destructiva y la labor constructiva constituye sólo una mistificación verbal, empleada para designar una diferencia entre las modificaciones que uno considera perjudiciales y aquellas otras que tiene por beneficiosas. Pues en realidad toda modificación es un acto que incluye a la vez, por necesidad, la negación y la construcción y que constituye sólo lo contrario de la afirmación. La voladura de una casa es una labor tan constructiva y al mismo tiempo tan negativa como construirla. Naturalmente, eso no significa que destruir una casa o construirla sean lo mismo. La diferencia entre ambos actos consiste en que, en la mayorí­a de los casos, el primero resulta perjudicial para los hombres, mientras que el segundo es casi siempre útil. Lo contrario de volar una casa no es edificar una casa nueva, sino conservar una existente.»

Arriba, la palabra efí­mera compuesta en el alfabeto utópico (1516) de Tomás Moro (hay una fuente true type disponible).

Anotaciones similares